Artículo por: Oscar Campollo de Onca

Las cuevas no son solamente agujeros en la tierra. Son ecosistemas únicos,  antiguos y en constante cambio 🍃.

Aunque las cuevas pueden estar excavadas en distintos tipos de suelo, la piedra caliza es el sustrato principal en donde la erosión por agua y algunos ácidos orgánicos producen grandes sistemas de cuevas.

Cenotes de Candelaria
Cenotes de Candelaria, Foto por Skymedia Guatemala

¿Cómo se forma un cenote?

A lo largo del tiempo, el agua corre sobre la roca y labra surcos, luego de surcos, la corriente de agua abre brechas en la caliza y crea torrentes subterráneos que crecen por la acción del liquido y los sólidos arrastrados. Con el paso de los siglos, estas cuevas se tornan colosales sistemas muy complejos.

El norte de nuestro país, casi por completo, está constituido por este tipo de roca, caliza, que a veces también es llamada Kárstica, desde la mitad norte de Baja Verapaz  hasta el Norte de Petén se presentan una cantidad innumerable de cuevas.

Algunas veces, un torrente de agua subterráneo, se ve forzado por presiones internas a ascender,  y a barrenar, con ayuda de rocas sueltas y palos, el techo de la cueva. Haciéndola crecer en forma cilíndrica vertical.

 

cenotes-de-lacandon-vitanat
Cenote virgen en la Sierra de Lacandón en Petén. Foto por VitaNat

Cuando el agua llega a la superficie, la erosión que viene desde abajo del suelo,  derrumba el techo de la cueva, dejando un agujero cilíndrico cuyas dimensiones pueden variar desde unos metros hasta un poco mas de  un kilómetro.

A estas cuevas cilíndricas verticales, que siguen llenas de agua, se les denomina “cenotes” y están distribuidos, en nuestro sector geográfico, en Alta Verapaz, Huehuetenango, Petén , Chiapas y en la Península de Yucatán en México.

Normalmente los cenotes son parte de grandes sistema de cuevas, que deben explorarse buceando, algo que no es común en Guatemala,  permitido sólo a personal científico. Sin embargo, cenotes como el “dos ojos” en Yucatán, que está ligado a la historia maya, están abiertos al público y cualquier persona con la licencia de buceo adecuada puede bucear en ellos.

cenote-de-la-poza-del-macho-la-libertad-peten-luis-fer-burbano-2
Cenote de la Poza Del Macho, La Libertad, Petén. Foto por: Luis Fernando Búrbano

Existen pruebas de que los cenotes están conectados entre sí y con los ríos selváticos, algunos datos revelan que sistemas de cuevas como candelaria, terminan conectándose con cenotes y cuevas a lo largo de la península de Yucatán.

Ejemplos de sistemas de cenotes, son los lagos de Colón en Chiapas, la cadena de cenotes en Sierra del Lacandón (se hablan hasta de 21 cenotes) y los cenotes de Yucatán,  otro cenote famoso es Laguna de Lachuá y las Lagunas de Sepalau.  Algunos están vacíos como el Cimarrón (Portada) en Huehuetenango, con una profundidad de 200 metros.

Muchos cenotes albergan fauna única, que se ha adaptado a las cuevas. Algunas teorías, dicen que ciertos peces (como los sábalos de laguna Lachuá) entraron del mar y se fueron adaptando hasta volverse peces de agua dulce.

Los cenotes como muchas otras cuevas continúan su desarrollo, para crecer, para cerrarse para vaciarse, el proceso a veces es incierto, lo que si es un hecho es que son ecosistemas que pueden cambiar para siempre en cualquier momento.

Mira, conoce y comparte Guatemala 🍃

#VitaNat  #Naturaleza

¿Quieres conocer los cenotes de Guatemala? Sigue a Onca y descubre los próximos viajes a estos destinos imperdibles.

onca

 

 

 

 

ç

 

Artículo con información protegida con Derechos de Autor escrito exclusivo para VitaNat