“La fotografía es, antes que nada, una manera de mirar. No es la mirada misma.”

Esta es nuestra entrevista completa con Marcos Constancia, un amante de la naturaleza que nos ha impresionado a todos con sus fotografías viajando por Guatemala en redes sociales.

¿Cuál es el lugar que más te ha impresionado de Guatemala y porqué?

En realidad es difícil mencionar un lugar  en especial ya que cada lugar que visito tiene ese toque de magia y manera acogedora de envolverme en la naturaleza. Puedo decir que el mejor lugar o incluso la fotografía que más me ha impresionado  es La fotografía mental, la que guardamos en el corazón, la que tomamos con la primera impresión al conocer cada lugar,  esa nos llena el alma, porque cada lugar tiene una fotografía que cuenta una historia distinta.

¿Porqué decidiste empezar a viajar en Guatemala?

Al inicio sólo fue el deseo de viajar y disfrutar de la compañía de personas que se dejan sorprender por la belleza de nuestro país.  Luego mi deseo cambio y creció, decidí buscar cada lugar de Guatemala para poder documentar  y transmitir por medio de una imagen estos lugares. Esto para que más personas se animen a conocer tan sorprendentes cosas que tiene  Guatemala y así decidí combinar el viaje con la fotografía

¿Cuál ha sido tu fotografía más difícil de capturar?

Una de las tantas que recuerdo es  cuando subí el volcán Acatenango para  fotografiar desde allí el volcán de fuego y su actividad  volcánica.  Fue bonita y difícil la experiencia porque las inclemencias del tiempo  fueron muy extremas,  el frío hace que  uno no deje de temblar  y la fuerza del aire arrastra con tus cosas y con uno mismo.

Vivímos  una leve caída de escarcha  que dificultó aún más obtener las fotografías, aunque la recompensa después te llena de satisfacción al ver como la naturaleza te sorprende y como ese volcán de fuego hizo una de sus mayores erupciones.

¿Qué te inspira a tomar fotografías?

En lo personal me llena de mucha satisfacción tomar fotografías de naturaleza,  siento que es una de esas cosas que Dios me dio. Esto me motiva a tratar de desarrollar mis habilidades lo más que puedo y usar esta herramienta para dar a conocer las maravillas que nuestro creador nos regala.

¿A que lugar natural volverías y a cuál no has ido aún y te gustaría hacerlo?

Tengo dos lugares que me quedé fascinado

Rio azul en Jacaltenango una de mis mejores experiencias armar mi campamento a la orilla del rio y por la noche dormir al sonido de como el rio choca con las piedras y la caída del agua fue relajante  y un momento de meditación conmigo mismo y  rodeado de la naturaleza y mi soledad que allí me acompañaba otro lugar que volvería es Sayache en peten (cráter azul)  y laguna Brava.

No conozco  Lachúa  aun y me gustaría hacerlo.

¿Que consejos le darías a un fotógrafo que está iniciando y tiene dudas sobre cómo hacerlo?

Que siga sus instintos y  que confié en ellos. Que no tenga temor al que dirán,  o al cómo hacerlo, o las preguntas más frecuentes no tengo una buena cámara o no tengo las herramientas  no son pretexto  ya que en más de alguna ocasión escuche decir de un fotógrafo con experiencia  “fotógrafo no es aquel que tiene una buena cámara sino el que ve las cosas que otros no ven y capta esa imagen en su memoria”.

En esta ocasión tuvimos la oportunidad de platicar con Kenz Kevin, un viajero que nos ha sorprendido con sus grandes tomas y apoyado desde el principio.  Conoce en este artículo su arte y experiencias viajando por Guatemala  🙂

¿Cuál es el lugar que más te ha impresionado de Guatemala y porqué?

Hay un lugar que me roba el corazón por su pureza y su misticismo. Estos son los Cenotes de Oxnahajab, para mí el lugar más increíble de Guatemala.
Desde que llegas a la aldea El Aguacate para tomar una hora de 4×4 y luego caminar por la selva para encontrar la laguna que alberga los cenotes es “Impresionante”.
 

¿Porqué decidiste empezar a viajar en Guatemala?

De pequeño mi mama tenia una revista de Nat Geo donde encontré un reportaje acerca de Nakum, desde entonces me intrigo tanto explorar y conocer Guatemala.
Las fotografías de la revista eran increíbles y me transportaban hacia un nuevo lugar. En 2009 pude conocer Tikal y Yaxhá desde entonces supe que lo mío era explorar.

¿Cuál ha sido tu fotografía más difícil de capturar?

 

Pienso que cada fotografía busca transmitir algo. El fotógrafo muestra la esencia de su alma en sus fotos, al igual que el pintor en sus obras, al igual que el compositor en sus letras.

La Vía Láctea fue la más difícil para mí, paso mucho tiempo antes de poder lograr capturar su majestuosidad por completo.

 

¿Qué te inspira a tomar fotografías?

Me inspira el presente. Cuando tomas una foto captura el tiempo y eso jamás vuelve. Ver la foto días después te hace regresar al pasado y vuelves a sentir la misma sensación. Me gusta volver a ver las fotografías y darme cuenta de como mi vida ha cambiado y evolucionado desde ese viaje. 

 

¿A que lugar natural volverías y a cuál no has ido aún y te gustaría hacerlo?

Sin duda alguna a los Cenotes, volver allí seria genial. Al que no he ido y me interesa mucho ir es la Laguna del Tigre en Petén o emprender la famosa caminata de 7 días por Danta.

¿Que consejos le darías a un fotógrafo que está iniciando y tiene dudas sobre cómo hacerlo?

-Todos podemos ser fotógrafos

-Practicar mucho

-Ver los pequeños detalles.

-Poner mucha música.

-Disfrutar y sentir la naturaleza.

 

Foto de portada: safarickszoo

Los polluelos permanecen en el nido, cuidados por sus padres hasta mas o menos los 75 días de nacidos, cuando abandonan el nido.

Esta depredación no solo afecta a los polluelos que son raptados, sino que en muchos de los casos los adultos son muertos para robar a los pequeños, ante la imposibilidad de capturarlos o sacarlos clandestinamente del parque protegido. Y otras veces, los arboles son derribados para sacar a los polluelos, reduciendo mas el numero de nidos disponibles para el año siguiente.

La Guacamaya roja, sigue moviéndose hacia el norte, hasta encontrarse con la frontera agrícola de México, donde está en un callejón sin salida.

La reproducción en cautiverio, por mucho tiempo parecía imposible y hoy, es difícil.  Poco éxito se ha logrado con los nidos artificiales, y de todas formas, no pueden liberarse a su ecosistema original pues ya casi desaparece y no es capaz de sostener una población mayor.

Que decir de los sucesos actuales, en donde los incendios forestales y las invasiones están consumiendo justamente las selvas que son hogar de estas bellas aves, cuyos números en Guatemala no sobrepasan los 275 individuos?

Foto por: Chris Packham

¿A qué arboles, a qué nidos volverán aquellas que logren escapar del fuego?

Recuerdo claramente una mañana del año 1998, despertaba en la estación biológica “las guacamayas” del parque laguna del tigre, Petén. Después de un muestreo de murciélagos, la voz de uno de nuestros compañeros llamándonos hacia fuera de las barracas… salimos, apurados y asustados, y lo vimos saltando y apuntando al techo de uno de los tejados de palma… 5 guacamayas escarlata parloteaban alegremente en lo alto de la techumbre. Habíamos salido tan rápido, que no llevábamos siquiera zapatos, menos una cámara. Las guacamayas siguieron su alegre bullicio hasta que alzaron el vuelo dejando la estela colorida tras de sus largas colas.

Fue la única vez que las vi en estado salvaje, ni siquiera años después, que en Sierra del Lacandón, conocí a los guarda recursos que trabajaban para el proyecto de cuidado de guacamaya roja pude verlas, se habían refugiado en lo más intrincado del bosque y no era ese mi camino aquella vez.

No siento lo mismo al verlas en los jardines de los hoteles, en los zoológicos o en los parques recreativos, su destino, no es estar paradas en un aro de madera imitando la voz humana o tras una malla peleando por alimento.

Están hechas para volar alto, para dejarse oír sobre las selvas densas, para alegrar los parajes silvestres y salvajes con su color y su parloteo, pero lo hemos perdido, ya nada será igual. Que les diremos a nuestros hijos? Como explicaremos que las hemos perdido?

Si no despertamos a tiempo, esta especie, así como cientos de otras menos conspicuas, desaparecerán de nuestro país.  La verdad es que la selva guatemalteca puede sobrevivir sin guacamaya roja, pero la guacamaya roja no puede sobrevivir sin selva.

¡Despierta Guatemala!

#PreservaGuate con Onca y VitaNat

Artículo por: VitaNat

Foto de portada: Laguna Magdalena por Christian Hernández

– 

1)Mantienen las ciudades frescas.

El cambio climático plantea desafíos únicos, y uno de ellos está calentando todas las ciudades alrededor del mundo incluyendo la Ciudad de Guatemala. Los árboles plantados en áreas urbanas ayudan a reducir la temperatura promedio en hasta 10 grados Fahrenheit sombreando y liberando vapor de agua en el aire a través de sus hojas.

 

2)Los árboles combaten el crimen

Un árbol no puede detener un asesinato, pero algunos crímenes más pequeños pueden ser detenidos por los árboles. Los espacios al aire libre que contienen muchos árboles  tienen muchos menos graffiti’s y tienen menos probabilidades de ser destruidos por el humano con menos basura.

Árboles en Ciudad de Guatemala. Foto por: Prensa Libre+

3)Los árboles pagan su camino

Resulta que cada dólar que se gasta en plantar árboles en una ciudad nos paga cinco veces más. Ellos lo pagan de vuelta por la limpieza del aire, la reducción de nuestros costos de energía, y la mejora de la calidad del agua a la vez que el aumento de los valores de propiedad.

4)Los árboles relajan tu mente y te ayudan a liberar estrés

Los lugares de trabajo y los hogares que carecen de espacios verdes, llenos de hierbas, arbustos y árboles, tienden a crear un estrés adicional para quienes viven y trabajan. ¡Los árboles nos tranquilizan y nos hacen más felices!

 –

5) Los árboles proporcionan hogar y refugio

En todo el mundo, trescientos millones de personas viven en los bosques, y otros mil millones y medio dependen de ellos para su sustento. Los bosques también proporcionan viviendas para un gran número de flora y fauna por igual.

La Danta. Foto por: Daniel Lopez

6)Los árboles son humildes

Hay más de 23.000 tipos de árboles, y en todo el mundo, hay tres billones de árboles. Y aunque estamos siempre cortándolos, simplemente salen y hacen lo que hacen todos los  árboles, cuidar de nuestro ambiente.

7)Limpian y Mantienen nuestras casas limpias

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Lancaster, que los árboles plantados a  lo largo de las carreteras reducir la cantidad de partículas de contaminación, como por ejemplo la que los carros emiten, que termina en nuestros hogares.

Según el Servicio Forestal de los Estados Unidos, los árboles son responsables de eliminar aproximadamente un tercio de las emisiones de carbono de los combustibles  fósiles emitidos anualmente.

 

Gracias árboles por ayudar tanto a nuestra vida, protege Guatemala junto a nosotros 🍃

#PreservaGuate #VitaNat