Dentro de la cosmovisión maya, se le reconoce como un ser de noche y oscuridad en contraparte del quetzal que es el día y la luz.

El Jaguar, señor de la oscuridad y la vida, permanece en nuestras selvas hoy dia en poblaciones sumamente pequeñas, principalmente en los parques nacionales del norte del país, en sitios como Sierra Lacandón, Laguna Lachúa, Mirador – Rio Azul y Laguna del tigre, se ha tenido noticias de avistamientos en otras partes del país, pero en los sitios mencionados hay remanentes de poblaciones sanas.

Un Jaguar Macho puede tener un radio de acción de unos 65 km2 y los territorios de las hembras,  se super ponen a este, pudiendo cada macho adulto, superponer su territorio con hasta 4 hembras, su alimento favorito en nuestro territorio es el jabalí, cerdo salvaje o pecarí, pero puede cazar desde huevos de aves o pequeños mamíferos, peces, venado o casi cualquier animal de la selva.

Posee los colmillos mas grandes en relación a la cabeza que cualquier otro felino, y grandes músculos faciales lo que le provee una mordida temible, usualmente toma a la presa por la nuca, la que muere instantáneamente al romperle la columna vertebral con sus piezas dentarias.

Nuestro máximo felino tiene un peso que va desde las 100  a 290 lbs, la longitud desde la nariz a la punta de la cola es de 1.70 a 2.30 m, y tiene una longevidad de 20 años.

Jaguar en Petén. Foto por: Rony Rodríguez

Desgraciadamente su piel es muy llamativa y muy codiciada, aun hoy día es cazado para crear ornamentos, cosa que lo ha colocado en la lista roja de animales en peligro por el comercio.

No es usual que el Jaguar ataque humanos, incluso durante un encuentro fortuito en las selvas, ya que no nos reconoce como su presa natural, sin embargo, la falta de alimento puede hacer que un jaguar salga de su entorno natural y trate de cazar ganado y se encuentre con personas.

El Jaguar, es el máximo representante de la ferocidad selvática de nuestra Guatemala, el dia que estoy animales dejen de rondar por nuestro país, habremos perdido el corazón de nuestra naturaleza, recuerda que para sobrevivir necesitan selvas y bosques sanos, donde existan poblaciones sanas de presas que puedan cazar,  es el momento de protegerlos, y proteger su hábitat.

Y les aseguro que no han visto el alma de nuestra Guatemala hasta que se hayan perdido en la majestuosa mirada de un jaguar y en la mansedumbre poderosa de su andar altivo.

Artículo con información protegida con Derechos de Autor escrito exclusivamente para VitaNat 

Viaja y conoce Guatemala con Onca Guatemala y VitaNat.

Foto de portada: Ecolorst

Artículo por: Oscar Campollo de Onca

Una vez, hace muchos años, Guatemala estaba completamente cubierta de selvas, desde el limite norte del departamento del Peten hasta la costa sur.

Cuando la selva llegaba al sur del país, entraba en recia pelea con los manglares que llenaban los bordes de esteros y ríos de agua. Al trepar por montañas y volcanes, se encontraba con encinos, pinos y pinabetes que tomaban su lugar para encumbrarse hasta el cielo.

Pero no solo los arboles, bejucos y flores dominaban el país de la eterna primavera, el señor de todos los parajes silvestres era el Jaguar.

Su nombre científico es Panthera Onca, una de cuatro especies de felinos del mundo que llevan ese genero, los demás son Panthera tigris (tigre) Panthera leo (león) Pantera leopardus (leopardo), es el tercer felino mas grande del mundo después del tigre y el león en ese orden.

Jaguar en Petén. Foto por: Rony Rodríguez

Su distribución geográfica va desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina, sin embargo esta distribución original se ha visto gravemente afectada y sus poblaciones han sido aisladas dando como resultado al menos 11 variedades del felino. En estados Unidos, ha sido extinto en casi todo su territorio exceptuando avistamientos en Arizona y Texas.

Evolutivamente hablando, la familia de los gatos se originó en Asia, y su especie mas cercana genéticamente hablando es el leopardo; el ancestro del jaguar  emigró al sur y paso por el puente centroamericano hacia las selvas del Amazonas.

En Guatemala, el jaguar es un ser místico y mágico, tomado como una deidad por la población maya, siendo venerado como señor de las selvas.

El jaguar junto con el tigre son los dos únicos felinos que nadan con extraordinaria facilidad, y no le huyen al agua, al contrario parece agradarles, posee una marcada habilidad para trepar los árboles, razón por la cual lo veían los mayas  como el símbolo de la agilidad.

Además, el jaguar tiene preferencia por cazar durante la noche  o las horas crepusculares (amanecer atardecer) y es esta quizá la razón por la cual los mayas vincularon este animal con el sol  cadente,  ya que consideraban que el sol  en el ocaso se transformaba en un jaguar para con esa fiereza enfrentarse con las fuerzas del inframundo para resurgir victorioso al amanecer, y era tomado como un ser ambivalente, símbolo tanto de oscuridad como luz.