Artículo por: Oscar Campollo de Onca

Foto de portada por: sinembargo.mx

Caminaban selva adentro, entre cedros y caobas centenarios y majestuosos, los nidos de oropéndolas y orioles colgaban de los arboles más bajos en las puntas de las ramas más distantes donde los depredadores no pudieran llegar, y de pronto, al salir a lo que después se llamaría la gran plaza de Tikal vieron sorprendidos como las grandes plumas color rojo escarlata volaban entre estruendosos gritos de aves asustadas.

No sé a ciencia cierta cuantas personas de la primera expedición oficial a las ruinas de Tikal habían visto Guacamayas rojas, pero se sabe que ya para la época, se habían distanciado de los centros urbanos de nuestra Guatemala. En épocas precolombinas estas aves estaban presentes en todo nuestro país.

La Guacamaya roja, Ara macao, es una de las más grandes y hermosas de la familia de los psitácidos, la que agrupa a los loros, pericas y guacamayos. Esta familia de aves es, según el índice de CITES, la más depredada por razones comerciales en el mundo. Por su belleza, la aparente fácil domesticación y  la capacidad de imitar la voz humana, son mascotas deseadas.

Guacamaya Roja, Foto por: Veracruzano.Info

La Guacamaya roja, se distingue por su plumaje de color rojo escarlata y el color amarillo de las plumas cobertoras y secundarias de las alas, además de la ausencia de plumas en el rostro. Las plumas cobertoras de la cola presentan un color azul claro, mientras que las plumas cobertoras primarias son rojas. El pico de la mandíbula superior es de color hueso, mientras la mandíbula inferior es negro mate. El iris es color amarillo y las patas color oscuro. Los juveniles son similares excepto por el iris que es de color café claro. Pueden vivir en cautiverio algo mas de 30 años.

Hoy en día, los visitantes de sitios tan lejanos como Tikal, Uaxactun, incluso Mirador, ya no tienen la sorpresa de ver las plumas escarlatas volar relucientes al sol. La población que antes era una sola, se fue dividiendo hasta que en los años cuarenta se convirtieron en dos, una en la planicie costera sur y otra en la planicie norte, básicamente el Petén.

En los años finales de la década de los 80, mientras que su prima cercana la guacamaya verde (Ara militaris) desaparecía del país empujada hasta Honduras por la pérdida de su hábitat, la población sur de guacamaya roja se extinguía y la población norte era empujada hasta los parques nacionales de Laguna del Tigre y Sierra del Lacandón. En aquella época, estos dos parques se convirtieron en su santuario.

La Ara macao, es un ave muy exigente, su estrategia reproductiva es de las más complejas dentro de las aves. Para empezar, son aves monógamas, es decir, una vez encuentran una pareja, la sostienen hasta que una de ellas muera, y con esta única pareja procreará.

Guacamaya Roja en Petén. Foto por: Revista PETmi

Cuando la pareja está conformada, la segunda etapa de la búsqueda da inicio, el nido.

Ara macao, siente preferencia por un tipo de nido en especial. Un agujero natural, excavado en un tronco por algún otro organismo, cavidades que deben estar por encima de los 20 metros de altura en arboles maduros de gran diámetro y tienen preferencia por tres especies de árbol, entre ellos las ceibas.

El agujero donde anidan debe poseer ciertas dimensiones internas y de la apertura de ingreso. Algunos estudios mencionan que deben, los agujeros, estar recubiertos por un tipo de moho en especial, aunque se ha discutido esto ampliamente.  Lo cierto es que cada día, los arboles que posean estas características son menos, y aquellos que los poseen, a veces están ocupados; a veces por otras aves y a veces, las peores de las veces por abejas. Lo que reduce aun más el número de nidos disponibles.

Según datos actuales, tan solo el 22% de las guacamayas rojas de la selva maya se reproduce, y tienen un promedio de 1.6 huevos por hembra, esta baja tendencia a anidar se debe en espacial a lo sensible que es la especie ante la invasión humana, además, un gran número de nidos son depredados por el humano, que busca polluelos que llevar a los centros urbanos para ser vendidos.

Sigue leyendo nuestro artículo: